Mis inicios en la informática

13/5/2011 5:30 pm

Como contaba en el post anterior y aprovechando todo lo que preparé para la última charla voy a intentar hacer una serie de posts sobre mis experiencias en la administración de sistemas y la gestión de IT. Como en la charla, la idea es mostrar un poco la evolución y transformaciones que tanto a nivel personal, como en el arte de la administración han tenido lugar en los últimos 15 años.

Así que allá vamos con los Inicios.

Muchas veces digo que nuestra generación es la de los 8 bits, tanto por los ordenadores como por las consolas con las que empezamos nuestras primeras andanzas, en mi caso con un MSX que aún conservo. Quizá de ahí venga el amor a la línea de comando, a hacer programillas para automatizar las tareas más básicas o a interntar optimizar el rendimento de cualquier cosa que nos encontramos. Además con gran probabilidad estos inicios son los que luego hicieron que tiráramos más por los rumbos de UNIX que por las flamantes ventanitas del señor puertas.

Luego ya pasamos a la arquitectura x86, vinieron muchos ordenadores después, muchas horas trasteando con el DOS y probando programas y sacándole el jugo de una forma increible a cada cosa que podía hacer el ordenador. Así que cuando llegó la hora de elegir una carrera lo tenía bastante claro, la informática era lo mío.

Los primeros años de la Universidad los recuerdo con mucho cariño. Recuerdo lo duro que fue pasar los primeros cursos y la dura prueba que suponían las asignaturas como Calculo, Álgebra y Física que eran requisito básico para poder ganarnos el no sé si adecuado título de ingenieros. Aún me cae una gota de sudor cuando recuerdo un ejercicio llamado “Diagonalización de un endomorfismo” y todo un verano “encerrado” en la biblioteca (este otro post explica más bien en qué consistía eso) tratando de dominarlo para que luego años más tarde no sea capaz ni de recordar de qué iba la película.

Una vez superado el primer curso empezaban a aparecer algunas asignaturas más interesantes mezcladas con algunas otras que eran realmente decepcionantes y que no aportaban nada al camino que poco a poco había elegido para mi carrera: la administración de sistemas. Así que una vez superada la ingeniería técnica tenía que decidir por donde iba a continuar mi aprendizaje y así decidí comenzar varios caminos al tiempo:

– Comenzé los dos cursos que me faltaban para la ingeniería “superior o no técnica”, pero para motivarme decidí escoger todas las asignaturas relacionadas con los temas que me interesaban como la seguridad, la administración de redes o los sistemas operativos. No sé si fue un acierto o un error, pero una vez terminadas todas estas asignaturas me encontré con un montón de temas que ya no me interesaban para nada pero que por orgullo fuí sacando poco a poco hasta que decidí abandonar la carrera a falta de 4 asignaturas y el proyecto de fin de carrera. No había nada más que quisiera aprender allí y el título me parecía cada vez algo más algo totalmente innecesario.

– Comencé a trabajar en un pequeño ISP de mi ciudad, pero esto lo dejo para el siguiente post, en el que narraré las experiencias de mi primer trabajo.

– Una vez descartada la Universidad decidí dedicar mis horas de aprendizaje a enfocarme en las áreas que más me interesaban. Realicé el curso CNAP de CISCO por las tardes/noches y aunque no era tan práctico como esperaba amplié bastante mis conocimientos de redes. Finalmente decidí no certificarme porque costaba un pico y porque creí que los conocimientos que había adquirido los tenía suficientemente afianzados como para poderlos demostrar por otros medios. También realicé un curso de Solaris en la Complutense de Madrid, cuando todavía Solaris era el rey de los sistemas operativos de servidor y lo que demandaban las grandes empresas. Mucho más adelante y gracias a mi empleador pude realizar un par de certificaciones en Linux: LPIC-1 y RHCE. De estas me quedo con RHCE que como he comentado en otras ocasiones es el examen que más me ha encantado de los que he hecho en mi vida.

Trastear, trastear y trastear. Siempre me ha encantado trastear en casa o con los amigos y creo que he aprendido muchísimas cosas de esas horas. Uno de los grandes éxitos de Linux, por poner un ejemplo, es que tienes a tu disposición en casa de la misma tecnología que tienen las empresas para ofrecer sus servicios, lo que es una ventaja enorme para el aprendizaje. Aún recuerdo como en mi piso de estudiante fuimos incorporando a nuestro servidor casero los distintos tipos de redes según estas iban evolucionando y se hacían asequibles a nuestro bolsillo. Primero teníamos toda la casa cableada con coaxial para luego pasarnos a RJ45 progresivamente en los cuartos y montar un puente entre ambas redes para los que aún no habían hecho la actualización y con el tiempo incorporar la tecnología inalambrica a nuestro super puente cuyo objetivo principal era poder echar unas buenas partidas al Counter Strike. En ese servidor teníamos nuestro correo, nuestras webs, nuestro ftp para intercambiar ficheros con la peña o nuestro servidor de Amule que echaba llamas, todo sobre un viejo 486 que ibamos renovando con las piezas que sobraban de nuestros PCs. ¿Se os ocurre un laboratorio mejor?

– Un día sentados en el curro delante del Barrapunto del día y viendo noticias de la útlima Hispalinux me giré hacia mi compañero de sistemas “el Chache” y le dije: “tio, ¿por qué en Albacete no tenemos nada de esto?”, tras hacer la pregunta a varios amigos y compañeros de la Universidad a los que nos encantaba Linux nos lanzamos a iniciar la asociación juvenil Linux Albacete. Es increíble la cantidad de cosas que he aprendido en las horas que le dedicamos a la asociación y así espero que lo sienta todo el que se acercaba a la misma, pues además de promover el uso de tecnologías libres el objetivo era el de compartir conocimiento entre todos nosotros, ¿puede haber algo más bonito?

Bueno, y podemos decir que después de todo este rollo introductorio, queda bastante claro porque decidí dedicarme profesionalmente al mundo del IT con tecnologías libres. En el sigueinte post os contaré las peripecias en mi primer trabajo como administrador de sistemas.

Un comentario a “Mis inicios en la informática”

klonando ha escrito un comentario en 16/5/2011
Google Chrome 10.0.648.133 Ubuntu Linux
Google Chrome 10.0.648.133 Ubuntu Linux

Muy bueno, mha encantao. Yo tambien conservo mi Amiga 500 con el que empecé jejejeje!