Other posts related to melbourne

Cultura devops en REA

5/8/2012 11:41 am

Como muchos sabéis ya, hace algo más de 4 meses que inicié mi aventura en tierras Australianas y comencé a trabajar para REA, grupo que se dedica a la gestión de publicidad online para el mercado inmobiliario, principalmente en Australia, pero con presencia internacional en Italia, Luxemburgo, HongKong, etc…

Deajando aparte el factor aventura, y las ganas de conocer esta parte del mundo, cuando me ofrecieron este trabajo se unieron la oportunidad de trabajar en una compañía que maneja algunos de los portales con más tráfico de Australia con mi interás por dedicarme a las operaciones web a gran escala. Uno de los elementos que más me atrajo fue la cultura de la compañía, que por lo que pude adivinar en las entrevistas, y he verificado postriormente, destaca por una implantación muy alta de metodologías ágiles, equipos de alto rendimiento y gran nivel técnico, mentalidad hacker, mimo por los empleados y una cultura devops muy evolucionada.

Un ejemplo del arraigo de la cultura devops en la empresa es que los dos grupos que celebran reuiones en la zona sobre el tema: “Melbourne devops” e “Infrastructure coders” están siempre sobre poblados de gente de REA, ya sea en el público, como colaboradores o como organizadores. Fuera de Australia, cuando uno de mis compañeros recientemente asistió a Velocity y Devopsdays en Estados Unidos recibió comentarios de admiración sobre el grado de implantación de la cultura devops en la compañía.

Pero después de tanto rollo, ¿cómo es la cultura devops en REA? Podría decirse que en una compañía como esta, en la que los conceptos de agilismo y lean están tan marcados en todos sus estratos, la búsqueda de la eficacia y las mejores prácticas es una evolución constante. Si aplicamos estos elementos al concepto de cómo operamos nuestros servicios nos damos cuenta de que se trata de un viaje que implica un cambio constante. Podemos marcar el comienzo de este viaje hace ya algún tiempo, cuando las operaciones eran ejecutadas de forma centralizada por el equipo de Operaciones Web (dentro del área de IT). Los ya consabidos problemas consecuencia de la separación de Operaciones y Desarrollo, sumados a la desalineación de ambos con los intereses del área de negocio, llevaban a un funcionamiento ineficiente. Operaciones estaba descontento porque no podía solucionar los problemas endémicos, ya que no estaba presente en el proceso de creación y/o mejora de los productos. El equipo de Desarrollo por su parte veía en Operaciones un elemento bloqueante, que no le permitía alcanzar la velocidad demandada por el entorno del negocio, en aras de mantener la estabilidad del entorno. Y todo acaba con las consabidas peleas de perros y gatos, tan ilustradas en cualquier presentación sobre devops.

Los primeros refinamientos del proceso se basaron en empezar a “infiltrar” miembros del equipo de Operaciones en los distintos equipos de Desarrollo, para intentar mejorar la comunicación, y para conseguir que el elemento de operaciones estuviera presente en el día a día del desarrollo y mejora de los servicios. Al parecer el comienzo no fue muy fácil ni agradable y en algunos casos los equipos rechazaban al nuevo miembro, como cuando un cuerpo rechaza un transplante, y también había choques culturales, siendo los “infiltrados” los que no se sentían cómodos en este nuevo ambiente. Su trabajo consistía casi únicamente en realizar pasos a producción de forma manual una y otra vez. Por aquel entonces, había un segundo equipo denominado SPA (Site performance and availability) que se encarga del soporte global de las operaciones, es decir del cuidado de las infraestructuras y gestión de incidencias relacionadas con producción.

Transcurrido algún tiempo comenzaron a hacerse evidentes las ventajas del modelo, gracias al éxito de los equipos que lo habían implementado. Esto dió paso a prácticas que mejoraron el proceso de despliegue y gestión de los servicios mediante la automatización de los mismos y al comienzo de la adopción de un modelo PaaS (Plataforma cómo servicio) cuyo objetivo era la estandarización de los entornos y la simplificación en las operación de los mismos.

Los siguientes pasos en este proceso son la incorporación de la obre la gestión de las operaciones en estos equipos que ahora serán responsables del servicio de forma global incluyendo la creación, mejora y operación del mismo. Este proceso incluye la gestión y resolución de incidencias, ahora los miembros de SPA se han enbebido completamente en los equipos, y el siguiente paso es conseguir que la responsabilidad de solucionar los problemas recaiga en todo el equipo: desarrolladores, calidad, operaciones e incluso los productores y responsables de negocio que poco a poco se han ido incorporando al equipo en su día a día, formando algo parecido a mini startups dentro de la empresa. Por lo que ahora todo el equipo se sienta en la misma zona de la oficina, atiende a las reuniones diarias (standups) y participa en el trabajo cómo uno más. Se acabó esto no lo podemos resolver esto porque X o G no colaboran. Los problemas se priorizan dentro del equipo y se decide que demandas se deben atajar primero y el diseño de nuevas funcionalidades siempre cuenta con la idea de cómo vamos a operar el servicio cuando este esté en producción.

Respecto a la tecnología usada dentro de los equpos relacionada con devops podríamos describirlo cómo que cada equipo tiene libertad para utilizar los elementos que le sean más productivos para conseguir sus objetivos, es la ventaja de tener el control y la responsabilidad de extremo a extremo de los elementos, y en muchos casos esta apoyada en la estandarización que provee el uso de una plataforma común, de la que ya hablaré en un articulo posterior. Por tanto nos encontramos elementos muy distintos cómo puppet o chef para la gestión de configuración, el uso de rpms para la distribución de nuestras aplicaciones, nagios, newrelic, gomez y graphite para monitorización y métricas entre otros muchos.

La implantación de la cultura devops en una compañía no puede medirse cómo blanco o negro, más bien se trata de un gris que va cambiando de tono ya que está en constante evolución persiguiendo el fin último de mejorar la forma en que ofrecemos nuestros servicios y aumentamos el valor para nuestros clientes, así que os mantendré informador de futuras mejoras y la implantación de los planes actuales.